Por mucho que nos pueda pesar, el alcohol tiene bastantes efectos nocivos sobre nuestra salud, entre los que también se encuentra el estreñimiento.

¿CÓMO INTERFIERE EL ALCOHOL EN NUESTRO SISTEMA DIGESTIVO?

¿No te has fijado que cuando bebes cerveza, por ejemplo, orinas más de lo habitual? Orinamos más de la cuenta cuando bebemos alcohol porque los riñones necesitan agua extra para eliminarlo de nuestro organismo. El alcohol estimula la glándula pituitaria haciéndole producir más hormonas anti-diuréticas (ADH), lo que nos deshidrata. Pero aunque lo estemos, el organismo sigue necesitando agua para realizar sus reacciones metabólicas esenciales. Y la obtiene del colon haciendo que las heces sean menos líquidas, se endurezcan y por tanto suframos de estreñimiento. Los dolores de cabeza que aparecen al rato o al día siguiente de beber alcohol (sí, la resaca), también se deben a este proceso de deshidratación.

 

Otro efecto del alcohol sobre nuestro organismo en cuanto al funcionamiento digestivo es que reduce los movimientos intestinales haciendo la digestión más lenta y difícil. En cuanto a nutrición, cada gramo de alcohol contiene unas 7 kcal y escaso valor nutricional, las llamadas “calorías vacías”. A su vez elimina el apetito e inhibe la absorción de minerales y vitaminas. Consecuencias de un uso abusivo y continuado del alcohol pueden llegar a ser cáncer estomacal, úlcera péptica y hemorragia, irritación o inflamación de las paredes del estómago y del esófago.

En resumen, que a parte de que envejece nuestra piel generando la aparición de manchas, arrugas y acné; debilita el cabello; engorda sin aportarnos nada – más bien al contrario; incrementa la sudoración de nuestra piel; nos debilita y agota físicamente y nos da dolores de cabeza y resacas; como depresor que es, nos deja decaídos y faltos de concentración, de reflejos y de memoria; afecta muy negativamente a muchos de nuestros órganos, pudiendo ser causante incluso de cáncer. Y la lista sigue. El alcohol también genera estreñimiento. 

Por lo que debemos llevar cuidado con esta sustancia. El vasito de vino al día es incluso saludable para el corazón, pero no es ninguna novedad que el uso del alcohol debe ser muy moderado, y a poder ser nulo. ¡Lo notarás mucho!

 

 

Si te ha gustado este artículo, síguenos en nuestra redes sociales y visita nuestra web para más consejos sobre estreñimiento y recetas saludables ricas en fibra.