Las ensaladas son uno de los platos estrella del verano. Es un error muy común pensar que en esta estación necesitamos menos calorías ya que nuestro metabolismo basal no necesita tanta energía para mantener nuestra temperatura, como sí que la requiere en invierno. Cierto.

Pero también es cierto que en pleno verano no apetecen guisos ni comidas muy copiosas. Por eso hemos preparado esta selección de ensaladas de frutas o macedonias creativas, que suena más exótico. Esperamos que te gusten ¡y que tú también te pongas creativa y crees tus propias recetas!

 

ENSALADA DE SANDÍA CON FETA Y MENTA

Ingredientes para 1 persona:

  • 1 o 2 rodajas de sandía
  • dados de feta
  • zumo de limón
  • menta picada
  • sal
  • pimienta

Tiempo de preparación: 5 minutos

Preparación:

Corta la sandía a dados pequeños. Asegúrate de quitar todas las pepitas. Añádela a un bol con los dados de feta.

Añade una cucharada de zumo de limón, adereza con una pizquita de sal y pimienta y acaba la ensalada espolvoreando con la menta picada.

ENSALADA DE FRESAS, GUISANTES Y QUESO

Ingredientes para 1 persona:

  • 50 gramos de fresas
  • 50 gramos de guisantes
  • queso de cabra
  • menta
  • aceite de oliva

Tiempo de preparación: 5 minutos (+ cocción previa y reposo)

Preparación:

Tendrás que prever que vas a prepararte esta ensalada porque tardas menos de 5 minutos, pero tendrás que haber cocido y dejado enfriar los guisantes previamente.

Cuando tengas los guisantes fresquitos, lava y corta las fresas por la mitad  y añádelas a los guisantes en un bol. Trocea el queso de cabra y mézclalo con los otros dos ingredientes. Esta ensalada también funciona con otros muchos quesos: feta, fresco, mozarella… ¡a tu gusto!

Por último, decora el plato con unas hojas de menta, un chorrito de aceite de oliva, y ¡voilà!

 

ENSALADA DE HIGOS, NARANJA Y RÚCULA

Ingredientes para 1 persona:

  • 1 naranja
  • 2-3 higos
  • rúcula
  • piñones
  • nueces
  • pasas

Tiempo de preparación: 5 minutos

Preparación:

Pela y corta los higos y las naranjas y trocéalos. En un bol, añádelos junto a unas hojas de rúcula. Añade piñones, nueces y unas pasas. Salpimienta al gusto. Por último, un chorrito de aceite de oliva y ya lo tienes.

 

Fácil no, ¡lo siguiente! Estos platos saludables, ligeros y con fibra, te sacarán de apuros cuando no sepas que cocinarte o si vas con prisas. También son ideales para cenar, ya que tampoco conviene irse a la cama con el estómago muy lleno y una digestión pesada por delante. En estos artículos puedes leer más sobre qué comer en verano y sobre frutas y verduras de temporada.