En el post de hoy queremos aportaros datos imprescindibles para comprender todo lo referente al ámbito del estreñimiento, los principales laxantes y la famosa Escala de Bristol. Dependiendo de la duración, el estreñimiento tiene distintas tipologías y se trata con laxantes diferentes. ¡Aquí os aclaramos todas las dudas!Las tipologías más habituales de estreñimiento son:

  • Agudo o Pasajero. Es el que aparece ocasionalmente y, por lo general, se debe a causas externas como cambios en la dieta, ir de vacaciones o viajar, estrés, sedentarismo físico, la toma de algún nuevo medicamento… La regularidad vuelve una vez que acaba la situación que provoca el estreñimiento.

  • Crónico o Habitual. Es el estreñimiento que se inicia de forma progresiva y persistente durante meses o años. Cuando esto sucede hay que establecer un diagnóstico para comprobar que no haya sido causado por una enfermedad y adoptar buenos hábitos higiénico-dietéticos, para ayudar a recuperar el ritmo normal de la defecación.

¿Qué es la escala de Bristol?

La Escala de Forma de las Deposiciones de Bristol es una tabla visual médica para ayudar a los pacientes a describir la consistencia de las heces clasificando su forma en siete grupos, ya que la consistencia de las deposiciones es un buen indicador del tránsito intestinal.escala-de-heces-de-Bristol

 

La forma de las heces depende del tiempo que pasan en el colon y pueden ser de los siguientes tipos: los tipos 1 y 2 indican estreñimiento; los 3 y 4 son heces ideales, especialmente el 4, ya que son las más fáciles de evacuar; los tipos 5, 6 y 7 tienden hacia la diarrea.

¿Qué tipos de laxantes existen?

La utilización de laxantes para el tratamiento del estreñimiento es muy común. Se ha estimado que entre el 1 y el 36% de la población general utiliza laxantes.

En la práctica, se suelen recetar en primer lugar laxantes formadores de masa, continuando con laxantes osmóticos con electrolitos o lubricantes y reservando por sus efectos secundarios el resto de laxantes para los individuos que no han respondido a los anteriores.

  • Laxantes formadores de masa. Retienen líquido y aumentan la masa fecal, lo que estimula el peristaltismo (movimiento del intestino para hacer progresar las heces hacia la salida). Ejemplos: plantago ovata, salvado de trigo, metilcelulosa.

  • Laxantes lubricantes. Recubren las heces de una capa grasa que las lubrica y las ablanda, facilitando su avance por el intestino. Ejemplos: aceite de parafina, aceite de oliva.

  • Laxantes osmóticos con /sin electrolitos. Disminuyen la dureza de las heces e incrementan su volumen al retener agua, por lo que estimulan la motilidad (contracciones) del colon. Ejemplos: macrogol 3350, lactulosa, sulfato sódico, glicerol, etc.

  • Laxantes estimulantes. Actúan por contacto, estimulando directamente las terminaciones nerviosas de la mucosa del colon, lo que aumenta la motilidad intestinal. Ejemplos: bisacodilo, cáscara sagrada, sen, etc.

  • Laxantes emolientes. Permiten la mezcla del agua con las grasas de las heces, haciendo que éstas se eliminen con más facilidad. Ejemplos: docusato sódico.

  • Laxantes de uso rectal. Actúan por mecanismos diversos. Los supositorios de glicerina desencadenan el reflejo evacuador estimulando las terminaciones nerviosas del recto. Los enemas ayudan a evacuar las heces por una acción mecánica local. Ejemplos: supositorios de glicerina, enemas.