Llevamos unos años sin parar de escuchar y leer sobre los famosísimos “superalimentos”. Y la verdad que ya no sabemos qué imaginarnos cuando la escuchamos. ¿Un aguacate con capa? ¿Kale con visión rayos X? ¿Qué hace que estos alimentos sean tan increíbles? ¿Deberían pertenecer a la Liga de los Alimentos Extraordinarios? Nada de eso, déjanos que te contemos de qué va esto un poco mejor.

Bien, comencemos por el principio: ¿qué son los superalimentos?

Los superalimentos son aquellos alimentos que poseen una densidad nutricional mucho más alta de lo habitual. Por ejemplo: una naranja, famosísima por su alto contenido en vitamina C, nos aporta 5mg de vitamina C; sin embargo, 5g de camu camu nos aporta 600mg de vitamina C. El camu camu sería un superalimento.

Pero por supuesto, por muy maravilloso que suene lo de los superalimentos, tengamos en cuenta que internet es la dulce morada de los mitos y la magufería, donde muchas de las cosas que leemos están exageradas a niveles inimaginables; de modo que, por muy bueno que sea un alimento, no le podemos otorgar propiedades milagrosas.

Cosas a tener en cuenta sobre los superalimentos

  1. Sensatez, por favor: por mucho que las semillas de chía tengan más Omega 3 u Omega 23823498374 que el salmón por cada 100g, nadie en su sano juicio se comería 100g de semillas de chía de una sentada. Más que nada porque es aburridísimo. Así que sí, técnicamente contienen más Omega 3 que el salmón, pero difícilmente te vas a comer una porción lo suficientemente grande como para notarlo
  2. Un alimento no ha de ser exótico para ser un superalimento: las lentejas son unas legumbres llenas de nutrientes capaces de aportarnos una cantidad de fibra que nada tiene que envidiar a la de las semillas de chía.
  3. No vale cocinar las cosas de cualquier manera: las propiedades de los alimentos cambian dependiendo de su preparación. Pasa como con la patata, no es para nada lo mismo cocerla que freírla.
  4. No todo se arregla consumiendo superalimentos: si no mantienes una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, por mucha quinoa que comas, no estarás a tope.
  5. No existen los milagros: ni las dietas milagro, ni los alimentos milagro, ni nada milagro. Así que no des a ningún alimento más poder del que realmente tiene.

Alimentos considerados “súper”

Quinoa o quinua

Ya hablamos de ella en nuestro post sobre los carbohidratos. Se trata de una semilla o pseudocereal de bajo valor glucémico y alto contenido en fibra, proteína y grasas saludables. Además, al no contener gluten, es apta para celíacos. Consumirla nos puede ayudar a controlar los niveles de colesterol en sangre, ¡y a activar nuestro tránsito intestinal!

Brócoli

Nos da por pensar que solo son superalimentos aquellos alimentos súper exóticos que vienen del otro lado del océano. Pues no. El brócoli también aparece en nuestra lista de superalimentos. Rico en fibra, vitaminas y minerales, el brócoli es ideal si queremos activar nuestro tránsito intestinal. También es perfecto para aquellas personas que quieren perder peso, pues está compuesto por un 90% de agua y contiene solo alrededor de 35kCal por cada 100g.

Kale (o col rizada)

No paramos de oír ese nombre por ahí, sin saber muy bien de qué va el asunto. El kale es simplemente una variedad de la col rica en calcio, hierro, proteína, vitaminas y antioxidantes. Se le atribuye propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, así como múltiples beneficios para la vista y el sistema respiratorio.

¿Lo mejor? Que se puede preparar en forma de chips crujientes, ¡lo cual lo convierte en un snack ideal para los que quieren cuidar su línea!

Aguacate

No queremos ser pesados, todos sabéis ya lo muchísimo que nos gusta el aguacate. Rico en compuestos bioactivos (fitoesteroles, luteína) y compuestos fenólicos, ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Además, contiene mucho potasio, lo cual ayuda a controlar la hipertensión. Vitamina E, B6, ácido fólico –que ayuda a prevenir enfermedades congénitas en el embrión –. Y fibra, que es lo que nos ocupa a nosotros.

Chocolate

¡Síiiiiiiiiiiiiiii! Resulta que el chocolate (negro) es súper saludable. Eso sí, hay que tomarlo con moderación, no vale meterse una tableta entera entre pecho y espalda. ¿Y por qué es tan beneficioso? El chocolate genera endorfinas (la “hormona de la felicidad), lo que le confiere un efecto antidepresivo. Además de ser un protector contra enfermedades cardiovasculares. Así que, una oncita al día… ¡alegría!

Aceite de coco

La navaja suiza de los alimentos. Lo mismo te vale para cocinar, que para desmaquillarte, que para hacerte un tratamiento hidratante en el pelo. Se trata de un aceite rico en grasas saturadas, ácido láurico y triglicéridos. ¿Qué significa eso? Que acelera el metabolismo y nos da energía. También ayuda a controlar el azúcar en sangre, facilita las digestiones y protege a nuestro organismo frente a enfermedades y virus.

Otros superalimentos

  • Chlorella: se trata de un alga unicelular súper pequeña cuya característica principal es que contiene el mayor porcentaje de clorofila. Tiene la capacidad de eliminar toxinas del cuerpo; ayudando a desintoxicar el hígado, los intestinos y la sangre
  • Espirulina: de nuevo un alga. Rica en proteínas, vitamina B y minerales, ayuda a perder peso y combate la fatiga –lo cual la hace ideal para aquellas personas que hacen deporte –. Recomendamos añadir una cucharada de este superalimento a tus batidos o zumos
  • Jengibre: planta especialmente indicada para combatir y mejorar enfermedades respiratorias y digestivas. Nada como una infusión de limón y jengibre para entrar en calor en invierno, mientras preparas tu cuerpo contra virus
  • Frutos rojos: ayudan a mantener el moreno, así que son perfectos en esta época del año. Ricos en fitoquímicos y flavonoides, que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer. Antioxidantes. Fortalecen y conservan el colágeno del cuerpo; y mejoran la elasticidad de la piel.

Ahora que ya sabes algo más sobre los superalimentos, ¡corre al supermercado y empieza a incluirlos en tu día a día!