En principio puede que el tema de este post no sea muy agradable o común, sin embargo es importante conocer la Escala de Bristol, a pesar de ser considerado un tema tabú para muchos de nosotros, para saber cómo estamos de salud y cuál es el indice de toxicidad de nuestro organismo, saber si estamos llevando una dieta adecuada o incluso si tenemos algún tipo de intolerancia a algún alimento.

La Escala de Bristol fue creada por los investigadores Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol y fue publicada por primera vez en 1997. Es una tabla visual usada en medicina que clasifica las heces humanas en 7 grupos, según su forma y consistencia. La forma de las heces depende del tiempo que éstas han estado en el colon y mediante la Escala de Bristol, podemos determinar siete tipos de materia fecal:

  • Tipo 1: Trozos duros separados, como nueces, que pasan con dificultad.
  • Tipo 2: Como una salchicha compuesta de fragmentos.
  • Tipo 3: Con forma de morcilla, con grietas en la superficie.
  • Tipo 4: Como una salchicha o serpiente; lisa y blanda.
  • Tipo 5: Trozos de masa pastosa con bordes definidos, que son defecados fácilmente.
  • Tipo 6: Fragmentos blandos y esponjosos con bordes irregulares y consistencia pastosa.
  • Tipo 7: Acuosa, sin pedazos sólidos, totalmente líquida.

Los tipos 1 y 2 indican estreñimiento; los 3 y 4 son heces ideales, especialmente el 4, ya que son los más fáciles de defecar; los tipos 5, 6 y 7 son heces diarreicas.

El color de las heces también ayuda a un primer diagnóstico de lo que puede estar pasando en tu organismo.

  • Unas heces grasas y de color claro pueden indicar una alteración pancreática.
  • Unas heces de color negro pueden sugerir un exceso de bilis.
  • Unas heces de color amarillento puede indicar que se sufre una infección conocida como giardiasis, nombre derivado de un parásito microscópico llamado Giardia, que habita naturalmente en el organismo humano.
  • Otra causa del color amarillento de las heces puede ser el llamado síndrome de Gilbert. Esta enfermedad está condicionada por brotes de ictericia y de hiperbilirubinemia y ocurre cuando hay un exceso de bilirrubina en la sangre.
  • Si las heces son negras debido a la presencia de sangre coagulada presente en el aparato digestivo, esto derivada de un sangrado anterior (principalmente debido a gastritis erosiva o úlcera gástrica o duodenal).
  • Si las heces adquieren un color rojo, será necesario recibir atención profesional de inmediato.

Esperamos que este articulo os haya sido de utilidad, y como siempre si queréis dejar vuestros comentarios serán más que bienvenidos.