¡Feliz día a todos los Vaismucho!

No sufráis, hoy os traemos en el Blog unos cuantos remedios para la diarrea.

La diarrea ese desorden gastrointestinal tan incómodo del que nadie se ha librado al menos una vez en la vida y que consiste en evacuaciones de vientre líquidas y frecuentes. Además, conlleva una baja absorción de líquidos y nutrientes, y puede estar acompañada de fuerte dolor abdominal, fiebre, náuseas, vómito, debilidad o pérdida del apetito.

A diferencia del estreñimiento, la diarrea suele ser una complicación puntual derivada de la ingestión de un alimento en mal estado, una dieta poco saludable u otras causa. A continuación vamos a empezar con una serie de consejos donde os mostraremos algunos remedios para la diarrea, todos ellos caseros y muy efectivos.

1. Suero casero

Una de las consecuencias de la diarrea es la eliminación de minerales, sales y azúcares en el organismo. Este remedio casero te ayudará a reponer el líquido y los electrolitos necesarios, además de evitar la deshidratación. Su preparación es muy sencilla: en un litro de agua, agregar 2 cucharadas de sal, 2 cucharadas de bicarbonato y una cucharada de azúcar.

2. Té de manzanilla

Esta es una fórmula que ha sido utilizada desde hace siglos por sus propiedades medicinales. En la antigua Grecia, Egipto y Roma se utilizaba para tratar diversos males. Contribuye a reducir los espasmos y la inflamación intestinal. Puedes preparar la infusión con una bolsa de té, o bien puedes comprar las flores de manzanilla y hervirlas. Así de fácil y sencillo.

3. Agua de arroz

Este es otro remedio que ha funcionado por los siglos de los siglos. Asienta el vientre, ayuda a la hidratación y contiene abundantes vitaminas y minerales. Contiene mucho almidón, que es la principal fuente de calorías del ser humano. Es decir, además de estabilizar los movimientos del intestino, alimenta.

Los remedios que os hemos comentado son sencillos y básicos, pero su efectividad está más que contrastada, además de ser soluciones nada agresivas para nuestro aparato digestivo. En los siguientes post seguiremos ofreciendo más soluciones, hasta formar un decálogo que os pueda ser de utilidad para cuando sufráis un exceso de movimiento en vuestro intestino.

Un saludo para todos y a sonreír, que ya veis que hay solución. ¡Hasta la próxima!