Bienvenidos al último post de remedios para la diarrea. Esperamos que no tengáis que usarlos nunca (sabemos que es muy difícil, pero ese es nuestro deseo), pero por si acaso, a continuación os ofreceremos otros cuatro consejos que funcionan muy bien. ¡100% garantizado!

Ajos con azúcar moreno
El ajo es un alimento que tiene multitud de propiedades. Cuando está crudo es un alimento antiséptico, fungicida, bactericida y depurativo. Esto es debido a la alicina, compuesto que actúa contra mucho virus y bacterias. Para preparar este remedio tenéis que machacar dos dientes de ajo (sin piel), añadir dos cucharaditas de azúcar moreno, 3-4 tazas de agua y hervirlo. Para garantizar su efecto, conviene tomarlo dos o tres veces al día.

Plátano
La fruta astringente por excelencia. Rica en vitaminas C, B6 y minerales. Contiene potasio, que ayuda a restablecer los electrolitos que se pierden durante la diarrea. Si se toman maduros ayudan a endurecer las heces y recuperar el líquido perdido.

Manzana
La manzana contiene una fibra soluble, llamada pectina, que juega el papel de esponja y absorbe y elimina toxinas que se producen a causa de problemas estomacales. Además de eso, esta fruta también ayuda a dar consistencia a las heces. En caso de diarrea, se recomienda tomarla rallada, asada o hervida.

Cáscara de naranja
Esta es una de las soluciones contra la descomposición más utilizada. La cáscara de la naranja tiene un gran número de nutrientes con propiedades antiinflamatorias que la pulpa interna. Estos nutrientes ayudan a hacer la digestión y alivian problemas intestinales como la acidez, el ardor de estómago, las flatulencias y la diarrea.

Bueno, pues con esta última tanda ya disponéis de una serie de soluciones para combatir la descomposición. Sencillos de preparar, con ingredientes que habitualmente tenemos en casa, y sin invertir mucho tiempo. ¡Un saludo para todos!