No hay nada más británico que el Porridge. Sí, olvídate de las galletas y el té de las 5. El auténtico desayuno inglés es mucho más saludable de lo que crees. El Porridge es un desayuno muy típico en el Reino Unido y que destaca por sus beneficios para el organismo. Si hace unos meses os hablamos del Smoothie Bowl y el Açai, hoy toca descubrir el Porridge. ¡Os encantará!

Quién iba a decir que un plato tan tradicional y “British” como el Porridge acabaría siendo toda una tendencia en las redes sociales, donde ya hay hashtags y cuentas creadas exclusivamente para compartir recetas y fotografías de este plato.

El origen del Porridge

Este plato consiste en pequeños copos de avena mezclados con leche o agua para crear una textura con aspecto de papilla. Para aportar más sabor al plato, normalmente se añaden frutos rojos o incluso plátano.

El origen de este desayuno se remonta a tiempos celtas, cuando los recursos eran muy escasos. Las propiedades energéticas y la versatilidad de este plato lo convirtieron en un imprescindible antaño, y ahora sigue ocupando un papel importante en la dieta de los escoceses e británicos.

La clave está en la avena

Así es. La avena es un cereal que lo tiene todo. Además de aportar energía por la mañana, es saciante y contiene vitaminas del grupo B y E. Tampoco hay que olvidarse del calcio, fósforo, magnesio y potasio que aporta una ración de porridge. Al ser un desayuno basado en cereales integrales, nos protege de enfermedades gastrointestinales y combate el estreñimiento. Varios estudios realizados en Gran Bretaña destacan las propiedades anticancerígenas de este desayuno.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, así que apuesta por algo saludable, nutritivo y energético para ayudarte a rendir al máximo.

Y tú, ¿te animas a desayunar Porridge? ¡Combínalo con fruta y disfruta!