Hoy os traemos un plato original y diferente a base de pollo con manzanas y arándanos. Sabores dulces, afrutados y frescos combinados con una carne blanca sabrosa y saludable, el pollo. Además, combina muy bien en frío con dos salsas diferentes: salsa rosa o vinagreta, ¡para que podáis elegir la opción perfecta para el calorcito primaveral!

Ingredientes (para 4 personas)

  • Lechugas variadas
  • 2 pechugas de pollo
  • 2 manzanas ácidas
  • 150 g de azúcar, 1 huevo
  • 150 ml de agua
  • Media naranja
  • 50 g de arándanos rojos secos
  • Aceite de oliva
  • 3 cucharadas de ketchup
  • Sal y pimienta

Preparación

1. Empezamos salpimentando las pechugas de pollo y asándolas en la parrilla con unas gotas de aceite de oliva. Las cortamos en lonchas gruesas y las reservamos.
2. Lavamos bien las manzanas y las cortamos en láminas muy finas sin pelarlas.
3. Disolvemos el azúcar en un cazo con agua y lo ponemos a hervir. Apagamos el fuego y sumergimos las láminas de manzana en el almíbar que hemos preparado y las colocamos sobre papel vegetal en una bandeja de horno una al lado de la otra. Cocemos durante 40 minutos a 120 ºC. Las dejamos enfriar.
4. Preparamos la salsa rosa con un huevo batido con aceite de oliva, las 3 cucharadas de ketchup mezclado con el zumo de media naranja y un poquito de sal.
5. Colocamos las pechugas troceadas con los chips de manzana al horno y decoramos con algunos arándanos secos por encima sobre una base de lechuga. Finalmente lo aliñamos con una cucharada de salsa rosa.

¿Os ha gustado? La salsa rosa se puede sustituir por una vinagreta más ligera a base de aceite de oliva emulsionado con vinagre de módena, pimienta negra y una cucharadita de mostaza de Dijon. ¡Buen provecho y hasta la próxima receta!