Otoño es una época de cambios: pasamos de consumir platos fríos a otros de más templados. No sólo empezamos a adaptar el armario a la bajada de temperaturas, si no también lo que comemos.

Es a partir de octubre cuando comienzan a consumirse una serie de frutas y verduras propias de esta época del año. Entre ellas, claro está, la calabaza. ¿Qué haríamos sin la hortaliza más terroríficamente famosa del año?

En otoño aún se puede consumir fruta y verdura refrescante, pero llega el turno de aquella más consistente. Además de la calabaza, el pepino y el calabacín, es temporada de berenjenas, pimientos y patatas. Aunque estas hortalizas se encuentran durante todo el año en el mercado, es a finales del verano y durante el otoño cuando su sabor es más intenso.

Otra verdura muy representativa del otoño son las setas: su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales las convierte en un ingrediente esencial en estofados y ensaladas de otoño. Octubre también es el mes de la coliflor, las espinacas, las coles de Bruselas y los puerros. ¡Cuanta variedad!

Y la fruta de otoño, ¿qué?

Los higos, la pera y la manzana son algunas de las frutas típicas de esta estación. También la granada, famosa por sus propiedades antioxidantes y alto contenido de minerales. El membrillo y la uva son otras dos frutas típicas de esta época del año, además de los cítricos como las naranjas, las mandarinas y pomelos. Este tipo de frutas son propias de otoño e invierno y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

Ah, y no nos olvidemos de los frutos secos. Las avellanas, las almendras, los piñones, las nueces y las castañas son típicos de esta estación, así como los boniatos.

¿Ya tienes claro cuáles son las frutas y verduras de temporada? No olvides echar un vistazo a nuestras recetas, ¡están todas riquísimas!