Hoy os proponemos una irresistible mousse de manzana light en nuestra sección de recetas. Y es que en este Blog estamos convencidos que se puede comer rico, variado y sano. Por eso vamos proponiéndoos platos de todo tipo, sin renunciar a los postres. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, la manzana es una de las frutas que más beneficios proporciona a nuestro organismo: ayuda al corazón, contiene aminoácidos, ácidos, azúcares, vitaminas… También es un potente regulador estomacal que facilita la digestión y, gracias a la fibra, es una fruta ideal para combatir nuestros problemas de estreñimiento. Concluidos los prolegómenos, ¡nos ponemos a cocinar!

Ingredientes (para unas seis raciones de tamaño pequeño)

  • 5 manzanas pequeñas (las más apropiadas para postres son las denominadas reinetas)
  • 3 huevos
  • medio paquetito de gelatina
  • medio palo de canela
  • azúcar / edulcorante

Preparación

  1. Primero, pelamos y cortamos las manzanas en trocitos pequeños.
  2. Una vez cortados, los ponemos a cocer con poca agua y el palo de canela. Cuando estén cocidas, las escurrimos y quitamos la canela.
  3. Trituramos las manzanas y mientras lo hacemos, añadimos la gelatina. Hacemos lo propio con las yemas de los huevos. A continuación, batimos a conciencia.
  4. Montamos las claras a punto de nieve. Que queden muy firmes.
  5. Esperamos a que las manzanas se hayan enfriado y, entonces, le añadimos las claras.
  6. Solo queda espolvorear con el azúcar o (mejor) el edulcorante a vuestro gusto. Ya podemos servir la mousse –en una copa, en una tacita, etc, lo que prefiráis-. También os dejamos la parte “decorativa”, los “adornos” a vuestro gusto.
  7. Un truco: si le añades un poco de zanahoria en el punto 3, el resultado será aún más delicioso.

Muy sencillo, ¿verdad? Pues ya tenemos nuestra mousse de manzana lista para ser disfrutada. Un postre riquísimo y con todas las propiedades de la manzana, una de las frutas que más ayudan a nuestro organismo. ¡Hasta la próxima receta!