Hay quien dice que el desayuno es la comida más importante del día, y justo cuando hay que comer más de la cuenta. Desde pequeños se nos ha inculcado que es importante desayunar bien antes de salir de casa para así mejorar nuestro rendimiento. Pero, ¿es eso cierto?

El mito del desayuno ideal

¿Cuántas veces os han dicho que hay que desayunar cereales, fruta y alimentos vegetales frescos? El desayuno perfecto no existe: así que no te obsesiones si algún día decides desayunar un donut de chocolate o unas tortitas a la americana. El problema viene cuando estos “caprichos” se convierten en nuestro día a día. Y esto se aplica a todas las comidas del día.

Otro mito falso alrededor del desayuno es de su importancia. Los expertos no han podido comprobar con exactitud que sea beneficioso (ni perjudicial) para la salud, si no que se trata de una comida más al día.

¿Qué pasa si no desayuno?

Pongámonos en situación: te levantas muy tarde por la mañana y ya es casi mediodía. ¿Debes desayunar a pesar de no tener hambre? La respuesta es fácil: no. El hecho de no desayunar no es perjudicial para la salud, ni tampoco engorda. Así lo corroboran especialistas, aunque recomiendan comer algo por la mañana. Sea una pieza de fruta, un bol de cereales o una tostada integral, ¡intenta realizar 5 comidas al día!

El desayuno se ha considerado una comida importante ya que es la primera que realizamos durante el día. Al igual que el resto de comidas, el desayuno debe de ser equilibrado y saludable. Por la mañana necesitamos energía para afrontar el día y rendir correctamente, por lo que es habitual acompañar la comida con un té, un café o incluso un zumo de frutas.

Y tú, ¿eres de los que desayuna cada mañana? ¡No te pierdas nuestros consejos y recetas para comer sano!