Como hemos visto que el hummus de remolacha os gustó mucho (pero muchísimo), venimos con otra receta que probablemente también os haga tilín: el hummus de aguacate. Sí, ya sabéis que estamos un poquito obsesionados con el aguacate. Pero en serio, la de hoy es una receta sencilla, fresca y que se convertirá –acompañada de tostaditas o crudités –en tu cena favorita de esas noches en las que no te apetece demasiado cocinar. ¡O en la crema para dipear favorita de cualquier picnic o cena con amigos!

Además, si preparas hummus de aguacate, de remolacha y tradicional, tendrás un adorable y delicioso semáforo de hummus. En serio, ¿quién da más? Ahora, al lío.

Dificultad: la de encontrar un aguacate que no esté tan duro como para destrozar un muro de hormigón.

Ingredientes para 3-4 personas

  • 1 aguacate
  • 350g de garbanzos cocidos
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de tahín
  • Comino
  • Sal
  • Limón

Preparación del hummus de aguacate

  1. Si usas garbanzos ya cocidos, viértelos en un escurridor y échales agua fría hasta que no quede nada del liquidito en el que vienen. Pásalos al recipiente para la minipímer.
  2. Añade el aguacate a los garbanzos.
  3. Pela el diente de ajo, córtalo por la mitad y quítale el centro para evitar que repita. Añádelo al recipiente.
  4. Echa la cucharada de tahín, un poco de comino y la sal.
  5. Añade el jugo de medio limón y comienza a batir. Añade agua si ves que aún queda espeso.
  6. Rectifica de sal y comino al gusto.
  7. Sírvelo acompañado de crudités, pan de pita (¡lo más!) o cualquier tipo de tostaditas.

La receta no puede ser más sencilla, y está realmente deliciosa. Todos los sabores casan muy bien, y el limón le da un toque súper fresco e irresistible a la receta. Y, como siempre te decimos, ¡no dejes de echar un ojo a nuestras otras recetas si buscas introducir más fibra en tu dieta!