Nadie puede negar que el gazpacho es la sopa fresca por antonomasia. O sea, la hemos encontrado en supermercados de todo el mundo –a veces a precio de oro –. Llegar a casa de tu abuela en verano y verla con la minipímer preparando gazpacho es uno de los mejores recuerdos de tu infancia. La cosa es que, bueno, el gazpacho en sí ya está muy usado y muy dado de sí, por eso hemos venido con una receta que se sale un poco de lo típico: el gazpacho de remolacha.

Somos muy fans de la remolacha, para muestra, nuestro hummus de remolacha. Por eso, cuando un día en un restaurante descubrimos el gazpacho de remolacha, casi nos da un patatús. Y bueno, que tras experimentar en casa, queremos compartir la receta contigo, para que la disfrutes tanto como nosotros.

Dificultad: LOL. En serio, está chupado. Hasta un hámster puede hacerlo.

Ingredientes para 1 litro de gazpacho de remolacha

  • 1kg de tomates maduros
  • 50g de remolacha cocida
  • Pan duro (al gusto e incluso opcional)
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/3 cebolla
  • 50ml de aceite de oliva
  • 10ml de vinagre de jerez
  • Sal

Preparación

  1. Limpia, pela y quita las pepitas a los tomates. Reserva el líquido del tomate en un cuenco.
  2. Parte el pan en trocitos y déjalo a remojo en el aceite de oliva y el vinagre de jerez.
  3. Filtramos el líquido que habíamos reservado para que no tenga pepitas.
  4. Echamos todos los ingredientes a la batidora y lo trituramos. Vamos añadiendo el jugo de los tomates que habíamos reservado.
  5. Si es necesario, añadimos agua (mineral si hiciera falta) hasta dejar la consistencia deseada.
  6. Pasamos el gazpacho por un chino para eliminar los grumillos.
  7. Echar sal al gusto.
  8. Servir.

Nosotros somos muy de servirlo con picatostes por encima, para darle ese toque crujiente al plato; si quieres mantener la receta más light, siempre puedes poner pimiento verde picadito por encima. ¡Mismo efecto, menos calorías!

Y, como te decimos siempre, si te ha gustado nuestra receta, ¡no dudes en echar un ojo al resto!