El estreñimiento no sólo conlleva problemas relacionados con la digestión, si no también mal olor corporal. Anteriormente ya os hemos hablado del mal aliento asociado al estreñimiento y cómo evitarlo, pero el problema puede ir más allá.

El mal olor corporal es muy molesto, y mucho más en verano. Sí, ir en tren y tener que notar el fuerte olor de los demás es algo que no se lo desearíamos ni a nuestro peor enemigo.

Según los expertos, está altamente relacionado con el estrés, pero también con el estreñimiento. La mala regulación del tránsito intestinal, así como no seguir una dieta variada, pueden aumentar los niveles de toxinas en el cuerpo. Estas acaban pasando a la piel y provocan mal olor corporal.

Las dietas altas en proteínas e hidratos de carbono que contienen poca fibra son causantes del mal olor, por lo que es importante practicar ejercicio físico regularmente y, sobretodo, consumir alimentos ricos en fibra. Los alimentos procesados y las grasas animales aumentan la intensidad del olor del cuerpo. Avisado estás.

¿Te preguntas por qué ligas tan poco? Quizá es por tu olor corporal, algo que no se puede remediar con litros y litros de perfume. Procura ir al baño cada día y seguir unas pautas horarias: así evitarás el estreñimiento. Ah, y no olvides beber 2 litros de agua al día.

Verano es época de desintoxicación, así que, ¿por qué no hacer una detox a tu cuerpo? Los zumos o batidos de frutas y verduras te ayudarán a regular el tránsito intestinal, suavizar la piel y estar radiante. Y eso también se notará en tu olor corporal.

Este verano tómatelo con calma: disfruta de las vacaciones (claro está) pero no te olvides de comer sano y de forma equilibrada.

Aquí encontrarás deliciosas recetas para cuidarte este verano, ¡vas a oler de maravilla!