En nuestra sección de salud vamos a centrarnos en los problemas asociados al estreñimiento, que desafortunadamente es el origen de diferentes trastornos, en la mayoría de los casos, provocados por una mala alimentación, baja en fibras y líquidos, y por supuesto, debido a una vida estresada y sedentaria. Hoy nos vamos a centrar en uno de los más embarazosos para nuestra vida cotidiana: el mal aliento.

Estreñimiento y mal aliento
El mal aliento es un problema con diversas implicaciones, pero que cada vez adquiere mayor relevancia debido a un problema de salud global: el creciente aumento de los niveles de acidez en nuestra dieta diaria, especialmente azúcares, lácteos, alcohol y consumo de carnes rojas en exceso, que afectan todo nuestro sistema digestivo. Pero además de ocasionar problemas sociales y de convivencia, lo más grave es que tras un problema de halitosis con frecuencia se esconde una seria amenaza de nuestros órganos internos, avisándonos de que si no mejoramos nuestra salud, nos podemos enfrentarnos a múltiples problemas, desde la caries hasta la diabetes, pasando por todo tipo de trastornos intestinales que pueden ser moderados o muy graves. Es muy sencillo: si la comida pasa demasiado tiempo en nuestros intestinos y se mezcla cada vez más, genera determinados olores. El cuerpo, intentando expulsar las toxinas acumuladas generará la sudoración y los olores corporales, entre ellos, los de la boca, generando el mal aliento.

Qué utilizar para combatir el mal olor
Aunque lo más recomendable es ir al origen del problema y mejorar nuestra salud, estos son tres sencillos consejos para lidiar con el mal aliento.

  • Clorofila– Además de su agradable olor, ayuda a regular la acidez del cuerpo. Además, es antiséptico, por lo que combatirá la causa del mal aliento si ésta es bacteriana o debida a agentes externos en el organismo.
  • Perejil– Poderoso antibiótico que junto a cítricos y que en ayunas o incorporado a tu dieta, tiene una gran eficacia.
  • Mejora tu higiene bucal–  Limpiarse los dientes justo después de comer hace que el efecto sea mayor, evitando el daño de alimentos como el café o el vino.

Pero lo más importante, y no nos cansaremos de repetirlo en este Blog, es cuidar tu alimentación. Mejorando tu dieta por una más equilibrada y rica en fibra, combatirás tu estreñimiento y, con ello, también el mal aliento.