Volvemos con nuestros platos pensados para combatir el estreñimiento. Hoy con una ensalada de lechugas variadas con granada y vinagreta de perejil. Es una combinación muy potente de fibra, caroteno, proteínas gracias al huevo y grasas saludables debido a la inclusión de las pipas de calabaza. La mezcla equilibrada favorece la absorción de la vitamina A de la granada, fruta de la recién estrenada temporada otoñal y la estrella de la receta, además de maridarse muy bien con su sabor. ¡A la cocina!

Ingredientes (para cuatro personas)

  • mezcla de lechugas
  • 2 huevos
  • 50 gr de bacon troceado
  • 100 gr de pepitas tostadas de calabaza
  • 1 granada
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre de jerez
  • una rama de perejil
  • pimienta y sal

 

Preparación

  1. Lavamos a conciencia la mezcla de lechugas y la escurrimos bien, hasta que esté bien seca.
  2. A continuación, cortamos la granada por la mitad, la ponemos boca abajo y la golpeamos suavemente con una cuchara para desprender sus granos. Tiramos la parte de la membrana amarilla.
  3. Seguidamente calentamos un cazo con agua. Cuando hierva añadimos los huevos, que dejamos durante diez minutos. Rápidamente los pasamos por agua fría, pelamos la cáscara y los cortamos en rodajas.ensalda.lechugas-variadas-plantaben
  4. Calentamos unas gotas de aceite en una sartén y freímos los trozos de bacon hasta que queden dorados y crujientes. Los escurrimos con una espumadera y los colocamos sobre un plato cubierto con papel de cocina que absorba el exceso de grasa.
  5. Aún tenemos que preparar la vinagreta. Para ello, lavamos el perejil, lo picamos y troceamos las hojas muy finas. Vertemos el vinagre en un cuenco, añadimos sal y batimos hasta que quede todo integrado. Vamos agregando el aceite sin dejar de batir hasta obtener la salsa.
  6. Repartimos la mezcla de lechugas en cuatro platos, agregamos las rodajas de huevo duro, los granos de granada y los trozos de bacon. Aliñamos con la vinagreta, espolvoreamos las pepitas de calabaza y servimos.

 

Como pasa con las ensaladas, hay muchas variantes posibles. Podéis usar escarola, o solo un tipo de lechuga, nueces o avellanas en lugar de las pepitas. En cualquier caso, un plato bien sencillo y, como siempre, muy saludable. ¡Hasta la próxima receta!