Hoy, aprovechando que ya estamos oficialmente en primavera y que las comidas ligeritas empiezan a apetecer, os traemos una receta ideal.

¿De qué se trata? Pues de una realmente apetitosa y visualmente atractiva crema bicolor de espárragos verdes y blancos.

Debido a su elevado contenido en celulosa (fibra vegetal insoluble), los espárragos son un alimento muy indicado para combatir el estreñimiento, ya que facilitan el tránsito intestinal. Y junto a la patata, rica en potasio, se convierte en un plato especialmente diurético. ¡Comenzamos!
Ingredientes (4 personas)esparragos-bicolor-plantaben

  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • 100 g de espárragos blancos en conserva
  • 100 g de patata
  • 50 g de cebolla
  • ¼ litro de leche semidesnatada
  • ¼ litro de nata líquida para montar
  • 8 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal

Preparación

1. Primero troceamos y desechamos la parte más dura del tallo de los espárragos, para a continuación cortar unas cuantas yemas de los espárragos que reservaremos para el final.
2. Pelamos y cortamos en paisana las patatas y la cebolla que cocinamos con un poco de aceite de oliva para luego cubrir con agua. Cuando ésta hierva, añadimos los espárragos trigueros. Lo dejamos cocinándose unos 20 minutos.
3. Una vez cocidos, añadimos la leche, hervimos durante 5 minutos más y trituramos con la batidora. Sazonamos.
4. Por otra parte, escurrimos los espárragos blancos y con la nata líquida, una pizca de sal y dos cucharadas de aceite trituramos hasta formar una crema homogénea.
5. Vertemos en el bol la crema de espárrago verde caliente o templada y, sobre ella, la crema de espárrago blanco a temperatura ambiente.
6. Acompañamos con las puntas de espárragos verdes apartadas, y salteamos con un poco de aceite de oliva.
El toque maestro viene del llamado “crujiente”. Suele ser habitual el de ibéricos (jamón, salchichón, lomo) pero siguiendo nuestra línea de platos saludables, nosotros recomendamos el de alcachofa. Tras limpiarlas a conciencia, las preparamos en un bol con agua fría y un poquito de perejil. Las cortamos por las puntas, deshojando hasta llegar al corazón, cortamos un trozo del tallo y lo pelamos. A continuación, cortamos en gajos y freímos hasta que queden doraditas. Escurrimos, salamos y añadimos a nuestra crema. ¡Irresistible!

Ya tenemos lista nuestra crema de espárragos, ¿qué os ha parecido? Si os ha gustado lo podéis compartir en vuestras redes sociales, ¡y nosotros tan contentos!

Nos vemos en la próxima receta, ¡hasta pronto amigas!