El verano ya está aquí y con él, uno de los períodos más frecuentes para padecer estreñimiento, ya sea ocasional o habitual. Os contamos cómo combatir el estreñimiento en verano

¿A qué se debe?

  • La tan positiva y recomendable ruptura con nuestras rutinas tiene una contrapartida negativa para nuestro organismo. Los horarios se desajustan, lo que lleva a un descontrol alimenticio que nuestro intestino nota.
  • Asociado a esta relajación de nuestros hábitos, nuestra alimentación suele ser menos equilibrada
  • También suele ser la época del año en la que abandonamos o reducimos nuestra actividad física
  • Verano es igual a calor, lo que fomenta el riesgo de deshidratación, uno de los factores que más estimula el estreñimiento.

Todos estas razones aumentan el riesgo de sufrir episodios de estreñimiento. ¿Qué podemos hacer? A continuación te ofrecemos unos sencillos consejos para evitarlo.

Pautas para evitar o aliviar el estreñimiento en verano

  • Mantén un horario de comidas: aunque los ritmos y los tiempos cambian en verano, intenta al menos seguir unos horarios en tus comidas, así tu organismo también mantendrá unas pautas para ir al baño.
  • Cuida tu alimentación: es básico no abandonar tu dieta rica en fibra. Intenta que está siga siendo lo más variada posible, como siempre reduciendo las grasas saturadas o los fritos y evitando los alimentos astringentes y la excesiva ingesta de carne. Las frutas –kiwis, ciruelas, zumos de naranja son opciones muy buenas ya que reducen el riesgo de estreñimiento- y las verduras frescas todavía son más recomendables en verano, siendo ideales tanto su aporte nutritivo y de fibra, y porque además te refrescan. Consume también cereales integrales, legumbres y frutos secos y para proteger la flora intestinal de posibles bacterias, yogures y leches fermentadas –buena idea si estamos de viaje y no comemos en casa.
  • No dejes el ejercicio físico: sabemos que puede dar más pereza con el calor –mejor a primera hora de la mañana o al caer el sol- pero aunque sea solo pasear durante media hora diaria, no dejes la actividad física.
  • Hidratación, hidratación, hidratación: no salgas de casa –o del hotel/apartamento si estas de viaje– sin tu botella de agua. Debes beber entre 1,5 y 2 litros diarios de agua, o al menos 8 vasos diarios de agua y otras bebidas, entre las que destacan los zumos naturales y las infusiones, que regulan los biorritmos del intestino.
  • Alcohol y tabaco, al mínimo: Nada aconsejables para combatir el estreñimiento ya que afectan a la flora intestinal.

Siguiendo estas sencillas pautas estaréis en disposición de disfrutar de vuestras vacaciones como os merecéis.