Sí, se puede.

Dejemos de demonizar los carbohidratos, porque no son, ni de lejos, tan horribles como nos los pintan continuamente. Tan solo hay que dedicar un poquito de tiempo a estudiar los tipos de carbohidratos que hay, y cuáles son los mejores para nuestra salud, para que no paguen justos por pecadores.

Empecemos por el principio…

Tipos de carbohidratos

Azúcares

Estos pueden presentarse de manera natural en los nutrientes (como en la fruta, o en la leche y resto de productos lácteos), o pueden ser añadidos –lo cual no es tan genial –. Algunos ejemplos de alimentos con azúcares añadidos son las golosinas, las galletas, las bebidas carbonatadas y gaseosas, los jarabes o almíbares que se añaden a la fruta en lata.

No hace falta que os contemos que es preferible no consumir alimentos con azúcares añadidos.

Almidones

  • Legumbres
  • Verduras ricas en almidón (patata, maíz, judías…)
  • Granos integrales (avena, arroz integral, quinua…)

Los granos refinados (o realizados con harina blanca) también contienen almidones, pero carecen de otros nutrientes a menos que estén “fortalecidos”.

Fibra (lo que más nos interesa)

La fibra es –así, diciéndolo rápido –carbohidrato no digerible. La fibra ayuda a retener agua en el intestino grueso, y acelera el tránsito intestinal: ayudando al organismo a utilizar y aprovecharse de los nutrientes ingeridos con más rapidez. Y eso es lo que la hace tan perfecta para combatir el estreñimiento. Y ahora, lo que nos interesa, ¿qué alimentos contienen fibra?

  • Granos integrales
  • Legumbres
  • Verduras
  • Frutas
  • Nueces y semillas

Nuestro organismo procesa todos los carbohidratos por igual, rompiéndolos (o intentándolo) en moléculas simples, ya que solo estas pueden pasar al torrente sanguíneo. Además, nuestro sistema digestivo convierte la mayoría de carbohidratos digeribles en glucosa, pues las células la usan como fuente de energía.

Ahora bien, como lo que nos interesa aquí es todo aquello que nos ayude a combatir el estreñimiento, vayamos al lío.

Ejemplos de carbohidratos buenos para el tránsito intestinal

Además de la fruta y la verdura, si queremos combatir el estreñimiento, nos conviene consumir…

Quinoa o quinua

La quinoa (o quinua) era una gran desconocida en Europa hasta hace unos años, cuando se empezó a poner de moda en restaurantes. Hoy, muchas personas la han incorporado a su dieta como una más de la familia de los carbohidratos debido a sus sonadas propiedades. Puedes encontrar más información sobre ella en nuestro post sobre los superalimentos.

Rica en proteínas, Omega 3 y 6, calcio, fósforo y vitaminas B y E. Todo esto ha convertido a la quinoa en el carbohidrato ganador. Su popularidad también se debe a su gran aporte de hierro, lo que la hace ideal para vegetarianos y veganos. A nosotros nos encanta tomarla tanto en ensaladas como mezclada con verduritas al wok.

Avena

La avena ayuda a regular los niveles de colesterol, la presión arterial, el peso… y además es rica en fibra. Es también bien sabido que nos ayuda a sentirnos saciados, lo cual la hace perfecta para las personas que busquen perder unos kilos.

Una manera sencilla de consumirla es añadir copos de avena al desayuno, ya sea con yogur, batidos, leche, fruta…

Arroz integral

Una taza de arroz integral contiene alrededor de 45g de hidratos de carbono. Y… ¿qué lo hace mejor que el arroz blanco? Básicamente, que el arroz integral contiene más fibra, vitaminas y minerales que su “mellizo”.

Pasta integral

Tanto el pan como las pastas integrales son mejores que las “normales”, pues aportan más fibra y ayudan a que nos sintamos más saciados. Además, son una magnífica fuente de minerales, sodio y potasio. Y… bueno, ¿quién no adora la pasta?

Patata

Las patatas son un caso grave de “mala fama por malas compañías”. ¿No asociáis siempre la patata al kétchup, la fritura, las bravas y la grasa? Lo cierto es que la patata no es perjudicial de por sí, el problema es que es como una esponja, lo que la hace absorber demasiado aceite al ser freída. Pero 100g de patata –antes del cocinado –tan solo aportan 80kCal; y apenas contienen grasa (0,1g por cada 100).

Acompáñalas de verduras; y, hervidas o al horno, serán la mejor manera de mantener el intestino feliz, mientras disfrutas de un alimento que siempre habías creído prohibido.

Tip: aunque no posee mucha proteína (2,5g por cada 100g), cabe destacar que esta se encuentra concentrada justo bajo la piel; así que, si las cocinamos con piel (bien lavadas), su valor nutritivo será más alto.

En resumen, los carbohidratos no pueden faltar en la dieta. Así que esperamos que el post de hoy os haya ayudado a desmontar mitos sobre los carbohidratos. No dejes de visitar nuestras secciones de fibra, salud y recetas para más información. ¡Hasta la próxima!