¡Hola queridos fibramigos!

Estamos encantados de volver a estar con vosotros. Y nos alegramos mucho al ver que, poco a poco, estamos haciendo de este blog un sitio útil para los Novais y Vaismucho. Consejos, recetas e información que ofrecemos con gran placer, porque sí, porque estamos aquí para echar una mano a todo el que lo necesite. Pero hoy vamos a saltarnos el guión para sorprenderos con una curiosidad. Amigos de Plantaben, con todos vosotros, el café más caro del mundo.

“Tiene un sabor rico y pesado, con toques de caramelo y chocolate. Es también terroso y mohoso, además de tener un cuerpo almibarado y muy terso”. Esta afirmación habla del café más caro del mundo, el Kopi Luwak. Se empezó a preparar en las islas indonesias de Sumatra, Java y Sulawesi, así como en Filipinas, Vietnam y algunas zonas del sur de la India. A día de hoy se vende principalmente en Japón, pero en Estados Unidos ya ha empezado a extenderse su consumo.

El precio de la taza ronda los 40 euros, y el kilo se vende a unos 400 euros. ¿La razón? Pues que este café proviene de semillas que han sido ingeridas y defecadas por la civeta, un felino que habita en selvas asiáticas. Análisis científicos del proceso apuntan que lo que da ese sabor único al Kopi Luwak es la fermentación parcial producida por los ácidos estomacales y las enzimas digestivas de la civeta, que sólo come los granos de la mejor calidad, es decir, los más rojos y maduros.

Según la investigación realizada por Massimo Marcone, científico de alimentos de la Universidad de Guelph de Ontario, los granos utilizados para producir tan especial café contienen menos bacterias que, por ejemplo, los granos de café colombiano. La empresa importadora M.P. Mountanos (“culpable” de comercializar este exótico producto en Estados Unidos) afirma que esta es la bebida más rara del mundo. Además de su peculiar procedencia, lo que justifica el elevado precio de tan estimada bebida es su escasa producción anual: aproximadamente 250 kilos que han de repartirse entre una “demanda gourmet” que aumenta cada año.

¿Cómo os habéis quedado? A decir verdad, uno no piensa que el mundo de la fibra y sus derivados pueda sorprenderle de esta forma, pero así es. Vivimos en un mundo lleno de curiosidades que nos encanta descubrir, y que nos encanta aún más compartirlo con vosotros. Y después de que todos hayamos aprendido algo, sólo nos queda desearos una feliz semana, ¡y que la fibra os acompañe!